lunes, 11 de octubre de 2010

Mas sobre el Síndrome...

El otro día, a través de Tito Eliatron. me enteré de que Telestiercol nos amenaza con emitir la duodécima edición de Gran Hermano.
En primer lugar yo pediría a algún descendiente de George Orwell que evitase la prostitución de este término utilizado en su genial obra 1984. ¡¡Para eso y no para practicar el pillaje debería valer la SGAE!!



En segundo lugar no se de que forma los que nos dedicamos a Educar en el más amplio sentido de la palabra podemos luchar contra tan poderoso enemigo.
He podido comprobar con estupor como personajes políticos como José Blanco o Esperanza Aguirre han salido en programas cuya única finalidad es ver como una panda de buitres y hienas se ceban en la putrefacción más absoluta. Saben que este tipo de espectáculos tienen audiencia y no se atreven a criticarlos lo más mínimo.
Yo tengo firmes convicciones democráticas y no soy partidario de la prohibición de casi nada pero si de la regulación y de la protección de los más débiles, en este caso nuestros adolescentes.
Este circo romano de atrocidades se debería de emitir en horarios donde unos progenitores responsables tengan a sus hijos en la cama o por lo menos bajo su observación.
Parecerá de risa para algunos pero yo también arbitraría una calificación moral para que todo aquel que lo viese supiera a que expone a mentes que todavía no están formadas.
Son tiempos difíciles en los que la Educación es importantísima para poder optar a un puesto de trabajo (que en muchos casos ni siquiera es digno) y lo que la caja tonta nos vomita es que cuanto más zafio e inmoral seas antes te harás rico.
No sólo Telestiercol hace esto, A3 también quiere su parte del cadáver.

Leamos a Orwell o a cualquier otro buen escritor...(¡¡Felicidades D. Mario Vargas Llosa!! )
y veamos menos la televisión, por lo menos la de mala calidad.

"Es muy triste que personas que pueden vivir dignamente de su trabajo se enriquezcan con sus miserias"