lunes, 20 de febrero de 2012

En la enseñanza de las Matemáticas todos somos importantes. Carnaval 3.1

Parece que fue ayer cuando, agradablemente sorprendido, recibí un correo de José Antonio, más conocido como Tito Eliatron que me animaba a participar en el Carnaval de Matemáticas.
Este blog lo comencé sin ninguna pretensión por mi parte y me sorprendía que personas de su prestigio se hubieran fijado en este profesor de secundaria cuyo mérito no es otro que encantarle su trabajo y ser un divulgador aficionado.
A lo largo de estos años he ido conociendo, aunque sea de forma virtual, a otros muchas personas que como yo les gusta las matemáticas y les gusta popularizarlas y difundirlas por la red.
Pero también he podido detectar en la red algo que ya palpaba yo en el ámbito educativo:
Los profesores de Universidad se quejan del poco nivel que se da en bachillerato y culpan de ello a los profesores de secundaria, A su vez los profesores de secundaria se quejan de lo mal que llegan los alumnos de primaria y echan las culpas a los maestros.
Pero también los maestros nos reprochan a los profesores de secundaria nuestra falta de pedagogía a la hora de tratar a nuestros alumnos, sobre todo los del primer ciclo. Los profesores de secundaria reprochan a los profesores universitarios su falta de coordinación con ellos, que se reduce a unas indicaciones para las pruebas de acceso, y también una falta de metodo a la hora de tratar a los universitarios recién llegados y excesivo academicismo.
¡¡Total que entre todos la mataron y ella sola se murió!!


Como no podemos confiar en que los políticos arreglen este desaguisado tendremos que hacerlo nosotros.
Ahora el ministro de turno José Ignacio Wert, nos amenaza con una nueva ley de educación.¡Y van ya 6 en 20 años!!.
 Ojo que coincido con el ministro en gran parte de su análisis de la educación en España, pero no tengo ninguna fe en que una nueva ley (que seguramente hará buena a la anterior) parida en unos meses y sin intervención de los docentes, solucione el problema. No hay voluntad, por parte de nadie de sentarse a dialogar.

La enseñanza de las matemáticas debe de comenzar en la Educación Infantil, es en esta etapa donde se ponen los cimientos indispensables. Tenemos en España la inmensa suerte de tener un referente en este campo. Me refiero a MªAntonia Canals.
Los que tenemos la suerte de conocerla a ella y a su trabajo sabemos lo nada trivial que es enseñar BIEN a un niño de infantil los conceptos  matemáticos básicos.
Yo personalmente me di cuenta de la dificultad que entraña al tratar de explicárselos a mis hijas.
Os dejo un enlace para conocer un poquito mejor su trabajo (Gracias a Ana de la Fuente, amiga carnavalera y de twitter que está siempre atenta a todo) Pincha aquí
También la revista SUMA de la FESPM le dedicó un monográfico a su trabajo.  Pincha aquí

Pasamos a primaria. Aquí si tengo que hacer una durísima crítica  a la  reforma de los últimos planes de estudios. Ahora mismo el maestro de música, inglés o educación física (cosa que me parece estupenda) son especialistas, pero para enseñar matemáticas no.
Se puede dar la situación esperpéntica, que un maestro que este ahora mismo dando clase a alumnos de primaria, los únicos conocimientos matemáticos que tenga se reduzcan a una asignatura cuatrimestral y descafeinada que se imparte en algunas escuelas de magisterio en 1º. Ya que es posible que esta misma persona no aprobase matemáticas en ningún curso de la ESO y en bachillerato no la diese.
No estoy diciendo ni mucho menos que esto se de, pero al igual que considero que los maestros tienen, en general una buena formación pedagógica, las últimas promociones no tienen la suficiente formación matemática y si debería ser especialista el maestro que imparte matemáticas.
Todo un  maestro especialista es mi gran amigo Pedro Buendía Abril, de Mula (Murcia). A él le gusta definirse como Animador matemático.
Quiero destacar en este apartado el premiado y reconocido trabajo que está haciendo Clara Grima y Raquel Garcia con Mati y sus Mateaventuras que acercan las Matemáticas de una forma amena y divertida a los chavales de primaria. Clara ha sido otra de las amigas que he encontrado gracia a este carnaval.


Ahora le toca a los de Secundaria. Es cierto que la preparación académica es adecuada, pero la preparación pedagógica no.
Antes el CAP  era un cursillo rápido e inútil, y hoy día sobre el Máster tengo mis dudas si no es más de lo mismo pero a lo largo de un año. Mi opinión personal es que los profesores de secundaria deberían de pasar un periodo de prácticas como ya hacen los maestros o incluso más largo, como el de los médicos.
También comentar que en los institutos sobrevive una "vieja guardia" que se resiste a utilizar cualquier cosa que no sea tiza y pizarra. Las nuevas tecnologías ya son tecnologías cotidianas y no se puede vivir de espaldas a la realidad.
Además la edad no es excusa. El premio Gonzalo Sánchez Vázquez 2005, mi querido y admirado Antonio Roldán,  nos mantiene al día con su excelente blog sobre matemáticas y hoja de cálculo, y que también participa en este carnaval  Números y hoja de cálculo.
Grandes maestros en estas lides son los tres mosqueteros sevillanos Antonio, Juan Antonio y Pepe, más conocidos como el Grupo Alquerque. Si ellos no han trabajado con un recurso en matemáticas es porque no existe.

También se pueden hacer matemáticas con otros materiales como hemos  descubierto con Joaquín García Mollá y sus Matemáticas interactivas y manipulativas y hasta con pompas de jabón de nuestro Mago Moebius . O ese toque poético que Manoli Aranda le da a las matemáticas en  su blog Viaje a Ítaca con Manoli  No hay excusa, se puede trabajar en matemáticas con todo.

Y pasamos a la universidad. Si no se han hecho bien las cosas antes, lo tiene muy difícil, es verdad, pero eso no se va a solucionar con  más métodos tradicionales. Hay que reinventarse y tal y como he comentado al principio, no mirar por encima del hombro a nadie. Hay algunos (afortunadamente no todos) que siguen mirando al resto de docentes con desdén. Si bien el nivel de profundidad de su materia es indiscutiblemente superior, también es cierto que el perfil del alumnado es totalmente favorable. A un universitario no hay ( no debería al menos) que obligarlo a estudiar ni convencer, de las excelencias de las matemáticas, no por lo menos de igual forma que en primaria y no digamos en secundaria, donde la diversidad de intereses es enorme.
Profesores de universidad que han sabido comprender y entender la enseñanza y la divulgación de otra manera hay muchos. Ya he nombrado a Jose Antonio Prado y a Clara Grima.
A mi desvirtualizado Fernando Blasco y su gran labor divulgativa y solidaria con su magia matemática.



O como el manchego Miguel Ángel Morales Medina autor de Gaussianos otro magnífico blog que participa en el carnaval.
No puedo nombrar a todos, pero todos son importantes,además podemos estar en contacto con el otro lado del Atlántico y ver como desde la Covacha Matemática,  Zurditorium  o Números y algo más  el interés y el entusiasmo es lo mismo.
 Quiero concluir con lo que digo en el encabezamiento, en la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas todos somos igualmente necesarios. Unas aportaciones son más grandes y otras más pequeñas pero todas importantes,
Decía el otro día a Ana que si algo tengo de buen profesor, es por saber rodearme de grandes profesionales y amigos de los que aprender. Creo que es lo que deberíamos hacer todos.

Con Ana de la Fuente y con Bernardino

Con esta entrada participo en la Edición 3.1 del Carnaval de Matemáticas que en esta edición tiene por anfitrión a Scientia potentia est

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Este tema es bien complicado. Lo cierto es que a nivel del instituto el nivel que se da es muy ramplón. Además se entienden las matemáticas como hacer 100000 integrales y otras tantas derivadas, sin entender nada de lo que se está haciendo. A nivel de la universidad el nivel es paupérrimo también. Al final, en el país de los ciegos, el tuerto es rey.

Juan Martínez-Tébar Giménez dijo...

Lo que pretendo es suscitar un debate constructivo, buscando soluciones. Es cierto que cada vez más se dan recetas y pocas o ninguna demostración para entender lo que estamos haciendo. El saber no ocupa lugar pero requiere tiempo y ganas de recibirlo.

Antonio Roldán Martínez dijo...

Gracias, Juan, por tu mención. Efectivamente, yo mismo me admiro de tener todavía ganas de mantener un blog. Personas como tú me animan a seguir. Por muy mal que esté la enseñanza, siempre hay puntos de luz, y si cada uno desde su situación procura que no se apaguen, habremos mantenido la esperanza. Un abrazo.

matematicas para secundaria dijo...

Hola juan, está excelente tu blog. los problemas de la educación están en todo el mundo definitivamente, yo creo que debe hacer mucho compromiso de parte del docente, para innovar en la enseñaza, porque el mundo ha cambiado, los jóvenes han cambiado, pero muchos profesores son los mismos de hace 15 ó 20 años con la misma metodología. Gracias.
Robinson Ramírez A.

ANTONIO EXPÓSITO dijo...

Hace tiempo oí o leí (no recuerdo muy bien) la siguiente comparación:

"Si un médico del siglo XVIII entrara en este siglo XXI en un quirófano, no sabría qué hacer.
Si un profesor de matemáticas del siglo XVIII entrara en este siglo XXI en un aula, daría una buena clases"

No sé. Me hizo pensar.
¿Tan poco hemos avanzado?

matematicascompartidas.blogspot.com

JJ dijo...

Hola, llego a tu blog desde el post de Tito Eliatron. Yo también soy profesor de Matemáticas y coincido en algunas de tus apreciaciones, por ejemplo en lo tocante a no echar las culpas a la etapa inmediatamente anterior o en la escasa formación que tenemos. Pero el aspecto referido a la utilización de "nuevas" tecnologías lo veo más controvertido. Ciertos conceptos matemáticos son más encubiertos que otra cosa cuando se utilizan gadgets o software, cuando precisamente buscamos la comprensión.Además, cuando se utilizan las NNTT puede suceder que se evalúe de modo más relajado y difuso, lo que da a entender un mayor éxito cuando lo que sucede es que los objetivos son más sencillos. A veces parece que el ambiente pide que utilicemos el último grito en tecnología y que nosotros tenemos que buscar qué concepto o procedimiento se presta a ser trabajado así.
Mi vaticinio es que si seguimos en este sistema híbrido de competencias y contenidos, estos últimos saldrán mutilados (incluso más que ahora), y acabaremos explicándoles seguridad vial a jóvenes de 16 años mediante triángulos con orla roja.
Un saludo, y gracias por abrir este debate tan necesario como oculto.

manoli dijo...

Enhorabuena por tu galardón, al igual que las Matemáticas tienen sus problemas no resueltos, la educación tiene uno que a mi se me antoja irresoluble; cada profesor tiene su visión de qué y cómo enseñar, nadie tenemos la panacea, lo que sí es cierto que todos no llevamos la razón, no podemos hacer complicados ejercicios mecánicos y enseñar a razonar hesolviendo problemas simultáneamente, no podemos dar los temarios y prepararlos para las pruebas de diagnóstico de las competencias; no podemos motivar el gusto por aprender mostrando la materia en su aspecto histórico y cultural ,usar las nuevas tecnologías y conseguir que sean hábiles en Álgebra.
Lo dicho que Enhorabuena!!!!!!!

discolo dijo...

No se lo que opinareis sobre lo que os voy a poner.
He dado clase en 5º y 6º curso de una Escuela de Ingenieros.
En un examen final de 6º, y como ya iba conociendo el percal, para que no anduviesen mareando les puse en la pizarra la fórmula del número combinatorio.
Mi sorpresa fue mayúscula cuando uno de los alumnos se me acercó y me preguntó:
Este signo de admiración ¿Qué quiere decir?.

Lo bueno es que ese alumno había tenido en 4º curso una asignatura de Teoría de Colas.

¿Cómo había pasado el Bachillerato, Acceso, y cinco cursos?.

No me quedó otro remedio que felicitarle y suspenderle. Eso sí, le prometí que saldría sabiendo que era eso del signo de admiración.

discolo dijo...

Afortunadamente, aunque no he sido un buen estudiante, me eduqué en el gusto por las Matemáticas. Supongo que en eso han intervenido los profesores que tuve y de los que me acuerdo con placer. Ese gusto lo he conservado durante el ejercicio profesional (soy Ingeniero), pero he podido comprobar como muchos de mis compañeros huían de las Matemáticas como alma que lleva el diablo. ¿Qué es lo que pasa? Quizás podríais analizar el motivo de este repelús a la principal herramienta del Ingeniero.

Pero no creo que ese repelús sea único. Un ejemplo lo tenemos en el Artículo de la Doctora TAI, adjudicándose la regla del trapecio, vamos inventado la pólvora. Ese artículo es una demostración de la ignorancia del personal con estudios superiores y que se supone con conocimientos.

Juan Martínez-Tébar Giménez dijo...

Gracias a todos por participar en este debate, que creo que debe seguir abierto. Y muchas gracias también a a los que han considerado que este post era merecedor de la distinción carnavalera :-)

Rojo Merlin dijo...

Yo también he sido profesor de matemáticas en algunos momentos de mi vida, pero no por ser matemático, sino por ser ingeniero, y así al pronto, solo se me ocurre una cosa, esta cosa de enseñar matemáticas es algo que no tiene comparación con ninguna otra actividad en esta vida, y aunque no sepa expresarlo con palabras, quiero aprovechar este comentario para decir un par de cosas:
-Resolver integrales es de lo más interesante que he hecho en la vida.
-Y enseñar matemáticas es lo más parecido a jugar a ser dios, demostrando su existencia (espero que se entienda esta pseudo-teoría teológica).
Saludos.

Juan García Moreno dijo...

Me parece oportuno, Juan, confirmar que SÍ se da la situación que describes:"Se puede dar la situación esperpéntica, que un maestro que este ahora mismo dando clase a alumnos de primaria, los únicos conocimientos matemáticos que tenga se reduzcan a una asignatura cuatrimestral y descafeinada que se imparte en algunas escuelas de magisterio en 1º." Esto se está paliando, en parte, aunque de manera claramente insuficiente, con la especialidad de "Primaria" en Magisterio.

Yo, que soy maestro de la antigua especialidad de Matemáticas y Ciencias, y sé lo que es el "trabajo por proyectos", me sorprendo de ver con la facilidad que se trata en la red de este tema cuando la mayor parte del profesorado (en Primaria fundamentalmente por la razón o circunstancia anteriormente aludida) no establece siquiera conexiones relevantes (podríamos denominarlos "microproyectos") dentro de un área (Matemática, por ejemplo).

Xaab Nop Vargas Vásquez dijo...

Buen blog. Muchas de las ideas aquí colocadas se podrían colocar como ideas de tesis para tratar de resolver las situaciones mencionadas. He creado www.1000ideasdetesis.blogspot.com
Saludos

Xaab Nop dijo...

Aquí el blog