lunes, 20 de diciembre de 2010

20 de diciembre día del Escepticismo

El 20 de diciembre de 1996 fallecía Carl Sagan. No voy a explicar lo que este científico significó porque es de todos conocido. Leer Cosmos y ver la serie de televisión significó un antes y un después para muchas personas entre las que me encuentro.
Una frase suya leída en el blog La Ciencia y sus demonios resume gran parte de su pensamiento "La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe"




Hoy corren malos tiempos para el escepticismo, como casi siempre. Los sectores más ultraconservadores de nuestra sociedad se han hecho dueños de los canales de la TDT  y cuando el 31 de diciembre deje de emitir CNN+ solamente quedará La 2  como reducto. Entre Telestiercol y A3 con sus inmundicias y las cadenas  nacional-catolicistas estamos casi sin pluralidad y sin vida inteligente en las ondas.
Una Constitución que en su día tuvo que hacer concesiones, no definió el estado como laico y se mantuvieron unas ciertas prebendas a la iglesia católica que sigue siendo un gran poder fáctico.
Somos muchos los que no entendemos que se pierdan horas de clase para adoctrinar a los niños en espacios públicos. Aquel que quiera hacerlo puede libremente en su iglesia, mezquita o donde sea. Pero la religión es todo lo contrario a la Ciencia y no debería tener cabida en la escuela pública.
Por otro lado la izquierda gobernante comete un acto de hipocresía  y cobardía mayúscula al continuar con el concordato y no asumir el coste electoral que eso pudiera tener. Por si fuera poco se inventa la coña marinera de la alianza de civilizaciones para justificar lo injustificable. No es asumible un crucifijo en un espacio público (cosa con la que estoy de acuerdo) pero hay que respetar que las niñas lleven velo, o pañuelo que es otro símbolo religioso, con el agravante que además es una muestra de sumisión hacia el hombre. Pero como los inmigrantes son sus votantes... se traga el sapo.
Así no me extraña que haya cátedras de homeopatía.
Mientras la Educación no esté libre de supersticiones seguirán corriendo malos tiempos para el escepticismo.
Carl Sagan te recordamos.