domingo, 15 de marzo de 2015

Adios Nino

Vengo ahora mismo del tanatorio de despedirme de mi amigo Bernardino del Campo López a quien todos llamábamos cariñosamente Nino.


Desde el mismo instante de conocer su enfermedad la asumió con la entereza que le caracterizaba y bromeaba sobre ella, y era él el que animaba a los que le rodeabamos. Nunca le ví flaquear ni perder el ánimo y a pesar de lo duro de la quimioterapia y el cansancio que le producia, perdió esa sonrisa que siempre quedará grabada en mi memoria.
Sabía que dependía de que se encontrara un donante compatible para su curación, pero también se encontraba agradecido de haber podido vivir una vida plena, una vida que dedicó a todos los que le rodeaban y que ha sido un regalo maravilloso para  los que hemos tenido la inmensa fortuna de haberla podido compartir con Nino.
Es cruél como la enfermedad nos lo ha arrebatado .Por eso os sigo pidiendo que aquellos que podáis donéis médula para que nadie pase por el trance de Nino.

En alguna ocasión él y yo habiamos comentado, en referencia a algún homenaje bienintencionado, que morirse o enfermar no es ningún merito, y sigo pensando lo mismo.
Vivir la vida y afrontar la muerte como lo ha hecho Nino si.
Ha sido un gran profesor y una mejor persona. Buen hijo, padre excepcional de una hija, María de la que se sentía orgulloso con razón ; marido y compañero de Mari Carmen que tiene un corazón solamente comparable al del propio Nino; hermano de Paco  Enrique y Llanos a los que quería y aconsejaba y un amigo generoso e irreemplazable.
Esta mañana al abrazarme a Serapio le decía entre lágrimas lo solos que nos ha dejado, pero ahora que estoy mas sereno me doy cuenta que a pesar de que siempre lo vamos a echar de menos, hemos tenido la enorme fortuna de haber sido su amigos y haber compartido con él muchos momentos inolvidables.
Además a mi me ha enseñado a  conocer mejor las matemáticas, ser mejor profesor, a ser mejor persona, a saber gestionar el trabajo de la SCMPM. Siempre estaré en deuda con él.
Creo que el mejor tributo que le puedo rendir es continuar su labor con su querida Sociedad Castellano Manchega  de Profesores de Matemáticas, de la que fue fundador y de nuestra Olimpiada Matemática que tantas alegrías nos ha dado.
Sé que tengo el listón muy alto pero también sé que he tenido el mejor de los maestros para poder conseguirlo.
Nino Serapio y yo en las JAEM de Palma 2013

Nino no sólo ha dejado huella en nosotros, también por toda España. No paro de recibir condolencias de todos los amigos que por donde estuvo fue dejando. Tambien ha sido muy importante su labor en la FESPM y en el desarrollo de GeoGebra.
Valga como muestra el post que nuestro querido Antonio Pérez Sanz le ha dedicado A Bernardino del Campo In memorian o  Pepe Muñoz Santonja Un poco más solos

Y qué decir de todos esos alumnos que han tenido el privilegio de asistir a sus clases. Muchos de ellos han manifestado públicamente haberse hecho profesores de matemáticas gracias a él o despertar otras vocaciones como las de Aitor Sánchez García, nutricionista , que al enterarse ha escrito esta emotiva entrada que no he podido leer sin emocionarme aun más de lo que estoy.A mi profesor de matemáticas, el primero que me habló de Nutrición. DEP.

Y no quisiera terminar esta humilde despedida sin recordar su grandísimo sentido del humor y su alegría. Antonio y Aitor han caido en la cuenta de que el día de su despedida ha sido el Día de Pi
Vicente Pascual en un mensaje ha escrito ei =-1 haciéndonos notar que de la fórmula de Euler falta la π que hoy se nos ha ido para siempre  pero a mi me gustaría pensar que ese ha sido su último guiño y su forma amable de decirnos adios a todos.


Adios Nino, siempre vivirás en nuestros corazones.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nino, Bernardino, profesor, amigo, persona.
Sus clases eran maravillosas ¡y a mí no me gustaban las matemáticas! Siempre estará en nuestros corazones. Es de esos profesores de los que una se acuerda años después.
Gracias por cruzarte en nuestro camino Nino!!!!

Pila García dijo...

Adios Nino, desde donde estés segirás nuestros pasos en las mates y estarás en compañía de otro de los grandes "Coque" que nos dejó tambien un día señalado , un 24 de diciembre del 2014. Te conocí en Valencia, en el seminario de la fesp, y junto con Juan me hicisteis pasar unos buenos ratos. Hasta siempre!

felicidad monteagudo martinez dijo...

Adiós Nino. Yo también te conocí y mi hermano fue compañero de tu hermano Enrique. Ahora compartirás pizarra con muchos de los grandes de nuestras Matemáticas. ¡Hasta siempre!