martes, 6 de julio de 2010

Emiliania huxleyi y el Gato de Cheshire

Esta bellísima  especie de cocolitóforo es un componente unicelular del fitoplancton cubierto con discos de calcita ornamentados, los cocolitos (llamados también litos o escamas).
Es un ejemplo más de la geometría presente en  la Naturaleza y que además sigue una estrategia evolutiva muy curiosa conocida como el Gato de Cheshire, en alusión al cuento de Lewis Carroll.





Tiene un depredador infalible que merma sus poblaciones y las hace desaparecer de forma, hasta ahora, inexplicable: un grupo de virus gigantes llamados phycodnavirus. Cuando estos virus infectan las colonias de 'E. huxleyi' provocan que este organismo unicelular haga algo parecido a lo que hace el Gato de Cheshire en 'Alicia en el país de las maravillas': desaparecer.
En realidad, no desaparece, sino que cambia su ciclo de vida y pasa de tener un caparazón calcáreo y dos copias de su ADN (fase diploide) a aparecer como una célula desnuda y con una sola copia de su carga genética (fase haploide). Algo semejante a que el ser humano pudiera soltar un óvulo capaz de reproducirse por sí solo y de unirse a otro para volver a tener apariencia humana de nuevo.
Curioso.